Resumen

Muchos cuentos y relatos pierden efectividad cuando los personajes que los habitan no logran cautivar la atención del lector. Si gustas de escribir narraciones, toma nota de algunos aspectos que puedes tener en cuenta para darle más vida a tus criaturas.


 

Pasos

1

Hazte preguntas para conocer a tu personaje: cuándo y dónde nació, dónde y con quién vive, cómo se compone su familia, quiénes son sus amigos, cómo viste y cómo habla.

2

Cuando sepas esto, imagina qué conflictos podrían presentársele a tu personaje. Sólo al escribir esas historias, conocerás sus reacciones posibles.

3

No es necesario que uses toda la información reunida acerca de tu personaje en el relato que construyas. Siempre debes saber más de lo que cuentas.

4

Presenta a tu personaje de a poco. Si brindas todas sus características de golpe, el lector recibirá demasiada información que no podrá retener, y la acción del relato se detendrá.

5

Apela a los detalles para crear un personaje digno de recordar. Con uno o dos rasgos puede bastar. (P. e.: Bartleby, de Herman Melville, es inmortal por su frase: "preferiría no hacerlo").

6

Evita que tu personaje sólo reflexione y recuerde. De lo contrario, correrás el riesgo de poner al lector ante una máquina pensante a la que nada le sucede.

7

Procura que tu personaje haga movimientos a nivel físico y emocional. Uno tiene que ver con las acciones que realiza y el otro con el efecto que estas tienen en su interior.

8

Si cuentas la historia en tercera persona, haz una separación clara entre el punto de vista del narrador y el del personaje. Así, ambos tendrán su identidad definida.

9

Si quieres conocer cómo piensa y siente tu personaje, escribe durante una semana su diario íntimo. Puede que de allí surjan nuevas historias.

10

Si te cuesta inventar de cero un personaje, inspírate en tus conocidos o toma nota de gente que veas en la calle y llame tu atención por algún motivo.

Importante

° Si lo deseas, incorpora rasgos de tu persona a tus personajes, pero procura que no todos se te parezcan para que haya variedad.
° Si escribes un relato o cuento corto, no introduzcas al lector ante demasiados personajes, ya que no alcanzará a conocerlos a todos en pocas páginas.