Por: Lisandro Aguilera, Equipo de Bien Simple.
Artista Visual.

Resumen

Aprende una sencilla manera de crear la ilusión de movimiento de un dibujo.


Necesitas


Lápiz
Lápices de colores
Cartulinas del mismo tamaño (no mayor a A4)
Goma de borrar
Vidrio (un poco mayor al tamaño de las cartulinas)
Cinta de pegar
Lámpara eléctrica
Abrochadora


Pasos


1

Realiza un dibujo sencillo sobre una de las cartulinas. Numéralo para no olvidar su ubicación y coloréalo con los lápices de colores.

2

Con la cinta de pegar, adhiere el dibujo al vidrio y luego adhiere otra cartulina encima, cuyos bordes, coincidan con la de abajo.

3

Ubica la lámpara detrás del vidrio y enciéndela. Verás que el dibujo de abajo se translucirá en la cartulina de arriba. Repasa las líneas del dibujo sobre la cartulina haciéndole leves cambios, luego píntalo con los lápices de colores. Quita del vidrio el dibujo 1 y adhiere, encima del dibujo 2, una nueva cartulina. Repite este paso las veces que necesites.

4

Ten en cuenta que a mayor cantidad de dibujos con leves cambios, mejor se verá la animación. Al terminar los dibujos apílalos en orden invertido, es decir, arriba de la pila debe aparecer el último y debajo de toda la pila el primero. Luego abróchalos.

5

Para ver la animación, toma la pila de dibujos por el borde y deja que las cartulinas se deslicen regularmente.


Importante

  • Para que la animación sea más realista, imagínate antes cómo serían los movimientos que quieres que realice el dibujo.





    Atención
    Este artículo ha sido dado de alta por el equipo de Bien Simple y no puede ser modificado por la comunidad