Resumen

Una noche de tragos trae como consecuencia un desagradable olor a alcohol al día siguiente, que pone en evidencia tu incursión en la bebida. Si quieres evitar un aliento poco fresco, presta atención a las próximas líneas.


 

Necesitas

Pan
Tomate
Aceite de oliva

Pasos

1

Antes de ir a dormir, come un trozo de pan.

2

Ingiere un tomate crudo tras tu noche de parranda: no tendrás mal aliento a la mañana siguiente.

3

Previo a acostarte, bebe una copa de aceite de oliva muy despacio.

4

Toma una taza de café bien cargado antes de dormir y otra al despertarte.

Importante

  • No pongas en práctica todos los métodos a la vez. Elige aquel que puedas tolerar tras una noche de mucho alcohol.
  • Una aspirina antes de dormir te ahorrará un dolor de cabeza a la mañana siguiente.