Resumen

Aprende a recuperar viejos libros o a encuadernar los fascículos que por tanto tiempo coleccionaste.



Necesitas


Para el bastidor:

Placa de madera de 40x 30cm de 2cm de espesor
Varilla de madera de 40 x ½ x ½ cm
Varilla de madera de 25 x ½ x ½ cm
Clavos
1
1
2
c/n


Para encuadernar:

Morsa
Sierra de corte de dientes pequeños
Cartulina blanca
Hilo de algodón resistente
Hilo de tapicería
Aguja
Cola vinílica
Liencillo
Cartón prensado (2-3mm de espesor)
Papel decorativo
1
1
1 pliego
2 m aprox.
c/n
1
c/n
c/n
c/n
c/n


Pasos

1. Para construir el bastidor une con clavos las varillas formando un arco, utiliza la varilla más larga (40cm) para el travesaño. Luego fija el arco en uno de los extremos de la placa de madera formando un ángulo de 90º.
2. Ordena los cuadernillos o fascículos según la numeración correspondiente y coloca al principio y al final una cartulina doblada cuyas dimensiones coincidan con el tamaño de las hojas.
3. Empareja el paquete formado por las hojas y cartulina golpeando de canto sobre la base y el lomo. En el caso que se trate de la recuperación de un libro roto, retira previamente los restos de hilos y pegamento.
4. Coloca el paquete en una morsa y con la sierra realiza pequeños cortes transversales en el lomo. El primer par de cortes (distanciados entre sí 2cm) realízalo justo en la mitad del lomo y luego corta dos pares más a 2 o 3cm de ambos bordes. La profundidad del corte depende de la cantidad de hojas que cuente cada cuadernillo o fascículo, el corte debe alcanzar las hojas internas de los mismos.
5. Presenta el libro sobre el bastidor ubicando el lomo debajo del arco y con la cartulina que antecede la primera página hacia arriba.
6. Coloca trozos de hilo de algodón haciendo coincidir cada uno de los cortes realizados en el lomo y ténsalos con tachuelas en el travesaño del arco de madera. En total deben quedarte seis hilos.
7. Retira el libro excepto la última cartulina y comienza a coser con hilo de tapicería.
8. Sujeta el extremo del hilo de costura al primer hilo de algodón que tensaste en el bastidor e introduce la aguja por el primer corte y sácala por el segundo; rodea al segundo hilo tensado y vuelve a introducir la aguja en el segundo corte repitiendo la operación hasta llegar al sexto hilo tensado.
9. Agrega el cuadernillo o fascículo siguiente y repite el paso 8 cosiendo en sentido inverso. Repite el procedimiento con todos los fascículos hasta llegar a la cartulina inicial.
10. Una vez terminada la costura, corta los hilos tensados dejando unos 3cm libres de cada borde del lomo.
11. Pega, con cola vinílica, un trozo de liencillo sobre la superficie del lomo y los primeros 5cm de ambas cartulinas. Este liencillo además de fortalecer la unión de las hojas sirve para ocultar los hilos.
12. En el caso que no tengas tapas, constrúyelas cortando dos láminas de cartón 2 a 3mm más grandes que el tamaño del paquete y otra de la misma altura que las anteriores pero del ancho del lomo.
13. Ubica sobre la mesa de trabajo las tres láminas dejando la pequeña en el medio y guardando una distancia de 2-3mm entra cada una. Únelas con un trozo de liencillo que cubra por completo la lámina angosta y que se monte unos 5cm sobre las anchas.
14. Cubre la parte externa del cartón (lado donde pegaste el liencillo) con papel decorativo y deja un sobrante de 2cm en todo el perímetro que luego doblarás y pegarás sobre la cara interna, sin dejar pliegues.
15. Une la tapa al paquete pegándola sólo a las cartulinas externas en toda su superficie. El lomo debe quedar sin pegar.

Importante

Puedes realizar más pares de cortes en el lomo si el libro es de gran tamaño.
En el caso que la hojas queden desparezcas, guillotina el paquete luego de terminado el paso 11.
Si estás recuperando un libro, aprovecha las tapas originales y obvia los pasos 12 al 14.