Resumen

Si eres un aventurero seguramente tienes un equipamiento apropiado para tus expediciones y caminatas.
Pero... ¿qué hacer si te encuentras en un sitio desconocido y notas que ya no tienes tu brújula o que ésta se ha dañado?
Sigue el paso a paso y construye este práctico invento chino en pocos minutos.



Necesitas


Imán 1
Aguja o alfiler 1
Elemento flotante 1
Agua

Pasos

1. Frota la aguja o el alfiler sobre el imán siempre en la misma dirección y sentido para imantarla.



2. Pincha uno de los extremos de la aguja o alfiler sobre un elemento liviano y flotante. Puedes utilizar un trozo pequeño de telgopor o un tallo de alguna planta flotante.



3. Coloca el elemento flotante que hayas elegido sobre la superficie del agua cuidando que la aguja o alfiler no se moje y quede en posición paralela a la superficie del agua.



4. Inmediatamente notarás que el dispositivo girará hasta quedar quieto. El sitio que quede apuntado por el extremo de la aguja o alfiler será el norte.



5. Para comprobar que tu brújula funciona gírala nuevamente y verás que ésta volverá a apuntar en la misma dirección: ¡el norte!



 

Importante

En lugar de una aguja o un alfiler puedes utilizar cualquier otro objeto metálico de características similares.